Los mejores looks de los Oscars 2016

Para la alfombra roja Rachel McAdams escogió un diseño de escote halter en color verde botella, de August Getty Atelier. C

Muy edgy, muy blanco, muy Lady Gaga. La ‘mother monster’ lución un ensamble de pantalón y falda firmado por Brandon Maxwell.

Charlize Theron volvió a confiar en Dior para los Oscars. Este año apostó de nuevo por un traje súper escotado con hombros casi invisibles en rojo profundo.

Luego de su Maison Margiela negro del año pasado, Cate Blanchett apuesta (nuevamente) Armani Privé, con un vestido con apliques de flores y teñido por el azul más azucarado del pantone.

La única sorpresa de la alfombra roja fue Saoirse Ronan. Y no porque su look uede para la historia, simplemente porque no esperamos verla con un traje tan ajustado, ni escotado, ni con lentejuelas. También llevó uno en verde botella, este de Calvin Klein.

Cuando vimos la colección alta costura de Valentino sobre la pasarela solo pudimos pensar ¡OSCARS! y parece increíble pero, la única que se atrevió a lucir una de las ensoñadoras prendas de la firma italiana fue Olivia Wilde. Lo hizo, en efecto, con uno de los trajes que moríamos por ver esta noche: el blanco plisado con súper escote y espalda descubierta.

Lily Collins lució como una estatuilla dorada en este traje slip dress con abertura frontal, de Saint Laurent.

Si, para nuestra fortuna alguien llevó un Ralph & Russo de alta costura. Elizabeth Banks no dudó en apostar por el traje blanco con bordados y capa extralarga.

El look de Jennifer Lawrence en la fiesta de Vanity Fair fue uno de los más aplaudidos. Nos encantan los detalles del ensamble de crop top y falda y la mini bolsa con tachuelas que cuelga de su mano izquierda. ¡Gracias Alexander Wang!

Diane Kruger o cómo lucir las transparencias más atrevidas de la forma más espectacular. Hemos repetido que la última colección de Reem Acra no debía bajar de la pasarela, pero sin duda esta es una muestra de que no hay cosa que esta mujer no pueda hacer.

Aún es un misterio el estilismo que lució en la alfombra roja Alicia Vikander–tal vez llevará realmente la película de Disnaey, La Bella y La Bestia, a la gran pantalla y era una forma de adelantárnoslo– pero cierto que que se redimió por completo con este vestido de pailettes negro firmado por Louis Vuitton.

Simplemente espectacular. Así lució Olivia Munn en este (dificilísimo) traje verde botella con cut outs y abertura lateral, de J. Mendel.

Taylor Swift es la nueva integrante del ejército de Alexandre Vauthier, y nos encanta. La cantante lució un vestido negro con escote profundo y falda con abertura XXL. Acompañó el look con un choker.

Selena Gomez fue otra de las que apostó porLouis Vuitton. La cantante lució un vestido metalizado con detalles frontales.

De rosa llegó Rachel McAdams. Esta vez prefirió un traje escotado con falda rajada a media pierna, Naeem Khan.

Si Heidi Klum hubiera desfilado la alfombra roja con este Versace la historia hubiera sido otra. La modelo lució un escultural traje con escote palabra de honor, de la firma italiana.

En la noche del cine no hubo encantos ni desencantos. No hablamos de mejor vestidas o trajes memorables, solo de algunos que nos gustaron

Una nueva entrega de premios, una nueva noche de ¿moda?. El pasado domingo 28 de febrero el Teatro Dolby desplegó nuevamente su gran alfombra roja para recibir a las estrellas más importantes de la pantalla grande, en la edición número 88 de los premios Oscar.

Luego de semanas de preparación y de analizar uno a uno los looks que recorrieron las entradas de premios como los SAG, los Golden Globes o, los BAFTA, los galardones más importantes del séptimo arte reafirmaron lo que desde hace algunas ediciones se murmura: el riesgo en la alfombra roja ha muerto. Atrás quedaron los dramáticos vestidos con juegos de volúmenes y de proporciones, la oda al color y al juego. Así es. A jugar con las texturas, con las asimetrías, con las aplicaciones, con el pantone, con los diseñadores, a jugar a ser una gran estrella de cine. Una vez más las actrices apostaron por los tonos sólidos, sobretodo blanco y negro, trajes que nos hicieron tener un deja vú de ellas mismas en red carpets anteriores –no podemos ser objetivas con Cate Blanchett y Charlize Theron– y estilismos con poca gracia.

Archivados quedaron los Alexander McQueens, Azedine Alaias,  Giambattista Valli y Rodartes, con los que tanto soñamos. En cambio solo obtuvimos a Rooney Mara vestida (nuevamente) con un traje de encaje en blanco hueso, de GivenchyReese Witherspoon con vestido strappless, de Oscar de la RentaSofía Vergara en un Marchesa de escote corazón, Naomi Watts en un diseño de columna con palabra de honor, de Armani Privé

PicMonkey Collage

Atención: en caso de aburrirse acuda al plan B: las fiestas.

Y así fue. Bastó con repasar las imágenes de entrada a la fiesta de Vanity Fair para saber que el poco riesgo que toman las estrellas del show business se condensó ahí. Jennifer Lawrence destapó su lado más rebel con un ensamble negro de crop top y maxi falda con raja con detalles en plateado, lo completó con una mini bolsa con taches, todo de Alexander Wang; Alicia Vikander cambió su traje amarillo de princesa de Disney por vestido negro de pailettes, de Louis Vuitton; Elizabeth Banks nos hizo suspirar con su traje blanco de maxicapa, de Ralph & Russo, y Taylor Swift dejó al descubierto su lado más sexy-. Nuestras preferidas de la noche, en la galería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram

Instagram no ha devuelto un 200.

@eldiariodelamoda

You have been successfully subscribed