Novias de la Alta Costura: sí al rosa

Las capas fueron sin duda el común denominador en las colecciones de Alta Costura, reivindicando su trono para la próxima temporada. Una de las más llamativas ha sido sin duda una impregnada de piedras y botones laterales, firmada por J. Mendel, que hacía parte de un corsé en rosa cuarzo que se posa sobre una falda plisada.

Chanel también sabe como apostar por lo minimalista. Hombros súper marcados, silueta arquitectónica y bajo de encaje. El inmaculado blanco se ha dejado desbancar.

La tendencia de hombros al aire parece estar blindada contra el tiempo y el espacio, oo al menos así lo demuestra la novia de Ralph & Russo. Un vestido escultural con una delicada capa que descubre la parte superior del escote y lo acompaña con miles de pailettes y un escote de vértigo camuflado.

Como si de una diosa griega se tratara apareció la novia de Giles Deacon, sujetada en la cintura por dos alas de Pegaso que hacía el trabajo de un cinturón.

Siempre impresionante y romántica, siempre Elie Saab. Una novia que rinde culto al rosa en su máxima expresión: un espectacular velo con un corona brillante y metros de tela y un vestido pomposo repleto de flores y apliques.

La inspiración nupcial de Atelier Versace se traduce en un vanguardista vestido mini con cortes y péplum.

Este look de Giambattista Valli reúne todo lo que busca una novia moderna: un tono romántico, una capa vanguardista, un semi escote sexy y delicados toque brillantes que denotan elegancia y alturismo.

Dentro del desmesurado dramatismo que proponen la mayoría de las firmas en la semana de Alta Costura está Schiaparelli, que rompe con el molde. Mientras en la temporada anterior se inclinaba por la estética medieval, para la próxima temporada propone a una diosa griega, que presta atención especial a los drapeados y hombros.

Las ninfas eternas de Valentino encontraron su espacio entre el Olimpo de los trajes de novia más ensoñadores. Un jardín encantado se dibujó sobre metros de organza y conquistó a todo el front row. 

Las princesas de Elie Saab tienen contrincantes fuertes en cada temporada: las diosas de Zuhair Murad. Teñida de rosa y con miles de apliques brillantes, así son las protagonistas de este cuento de hadas.

Etéreas, femeninas y románticas. Los códigos nupciales se renuevan, buscando en el rosa y en sus matices una nueva fuente de inspiración para los vestidos de novia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram

Instagram no ha devuelto un 200.

@eldiariodelamoda

You have been successfully subscribed