Felicidad en tiempo de rebajas

Con la inmediatez de las redes sociales, la moda se ha vuelto efímera. Más rápida y voluble que nunca. Los ciclos son cada vez más cortos y visibles, lo que a su vez a logrado una evolución más rápida en la industria, forzando al consumidor a devorar tendencias. Una semana, un mes o máximo 3, así va el ciclo de vida de las nuevas prendas, porque hoy por hoy seguimos hablando de tendencias, solo que tenemos alternativas diferentes para conocerlas y seguirlas. Sin embargo, hay algunas que han logrado popularizado tanto, que ya afirman llegar a convertirse en clásicos de los armarios y por supuesto, solucionadores express de la primavera que se avecina. ¿Alguna pista? El fenómeno coral living, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You have been successfully subscribed